© 2023 International Network of Civil Liberties Organizations & Physicians for Human Rights

Estudio de caso

Estados Unidos

Periodistas y manifestantes heridos por la metralla de las bolas explosivas durante las protestas contra George Floyd en 2020 en Seattle

Manifestantes chocan con la policía cerca de la Comisaría Este del Departamento de Policía de Seattle el 7 de junio de 2020 en Seattle, Washington. A primera hora de la tarde, un sospechoso se introdujo en la multitud de manifestantes y disparó a una persona, lo que ocurrió tras un día de protestas pacíficas en toda la ciudad. Más tarde, la policía y los manifestantes se enfrentaron violentamente. David Ryder | Getty Images
Manifestantes chocan con la policía cerca de la Comisaría Este del Departamento de Policía de Seattle el 7 de junio de 2020 en Seattle, Washington. A primera hora de la tarde, un sospechoso se introdujo en la multitud de manifestantes y disparó a una persona, lo que ocurrió tras un día de protestas pacíficas en toda la ciudad. Más tarde, la policía y los manifestantes se enfrentaron violentamente. David Ryder | Getty Images

La policía de Seattle (EE.UU.) ha hecho un uso extensivo de las «blast balls»: un tipo de dispositivo híbrido de desorientación que combina las luces y sonidos explosivos de las granadas flash-bang con el elemento químico de las granadas de gas lacrimógeno.

Aunque estas granadas no sean promocionadas explícitamente como dispositivos de fragmentación, la metralla generada por su detonación ha estado implicada en una serie de lesiones que se remontan a 2016, con víctimas entre las que se incluyen un periodista que recibió un impacto en la cara y varias personas que resultaron heridas durante las protestas de George Floyd de 2020.

En junio 2020, la Ciudad de Seattle votó unánimemente a favor de prohibir el uso de muchas armas menos letales en protestas, incluidas las «blast balls». Más tarde, un fallo judicial declaró al Departamento de Policía de Seattle en desacato por violar la prohibición. En la orden, el juez de distrito Richard Jones expresó especial preocupación por la naturaleza indiscriminada e imprecisa de las balas explosivas y el riesgo que suponen para los manifestantes pacíficos, señalando que varias violaciones de la prohibición representaban un uso indiscriminado o desproporcionado.